¿Cambiamos?

Implantar un plan de igualdad en la empresa no es complicado, supone tomar decisiones e implementar medidas desde la perspectiva de género. Enfoque que busca analizar, comprender y atender las desigualdades entre hombres y mujeres, y cómo se manifiestan en la sociedad. ¿Ampliamos la perspectiva?

Nunca creí que pudiéramos transformar el mundo, pero creo que todos los días se pueden transformar las cosas. (Françoise Giroud*)

He asistido a varios eventos de los que proliferan en este final del año: premios, presentaciones de estudios o investigaciones, memorias… Todos son muy interesantes, mucho, son una estupenda y única oportunidad para actualizar conceptos, conocer referentes, identificar oportunidades y siempre de volver a casa con ideas nuevas en la mochila. 

Sin embargo, ¡siempre hay algún pero!, no deja de sorprenderme como en los eventos más enfocados en la igualdad, y más concretamente a igualdad entre mujeres y hombres, la perspectiva de género esta ausente. Supongo que habrá quien al leer este texto pensará: Ya estamos, nunca es suficiente!! 🙂 Y, es cierto, no es suficiente. Igualdad, inclusión, diversidad se manejan como si fueran ingredientes de un coctel sin respetar proporciones, ni conveniencia, mezclando con poco orden o concierto. 

Cuando en Empieza impartimos formación sobre lenguaje no sexista, hacemos hincapié en que se puede utilizar «lenguaje no sexista» en un texto o en un discurso, es decir nombrar a la mitad de la población invisibilizada (desde luego imprescindible, pero no suficiente) sin cambiar puntos de vista, ni prejuicios, ni estereotipos que identifican a las mujeres y a los hombres obviando la discriminación, es decir el fondo es absolutamente sexista. Éste es el cambio que generaría los cambios que pretendemos. 

El plan de igualdad es la herramienta que aplica para incluir la perspectiva de género, y conseguir eliminar desigualdades, en la empresa y por ende en la sociedad. Pretende no solo que los «datos cuadren», sino una cultura empresarial con convicción profunda, basada en la certeza, de que eliminar las desigualdades y discriminaciones conducirá a una mejor posición empresarial y, en consecuencia, una sociedad mejor: anticipando escenarios, comprendiendo voluntades y valorando el talento. 

¿Ampliamos la perspectiva?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *